Crónica de una metamorfosis (no) anunciada

Carmen Moreno Chacón

Máscaras. Metamorfosis de la identidad moderna

Foto: Álex Zea (La Opinión de Málaga)

Desde antaño, las máscaras han ejercido de ungüento sanador para necesidades apremiantes que afectaron a las distintas generaciones. Paulatinamente, se ha ido abandonando su función tradicional enraizada a la festividad por un mayor porvenir.

Frente al dicho popularizado que reconocía al rostro como el espejo del alma, el dramaturgo irlandés Óscar Wilde, argumentaba lo siguiente: “Una máscara nos dice más que una cara“. Esta sublime exposición bebe del néctar de sus palabras, orquestando una profusión de rostros expectantes que abruman al espectador a cada paso que acciona, inmerso en un océano de ojos vigilantes y gestos dispares emuladores del semblante humano aunque, a su vez, seductoramente únicos dentro del característico reino de las máscaras. Durante este recorrido, se procede a repensar la relación entre rostro y máscara y cómo se ligan y desligan al son de las corrientes artísticas y de pensamiento, culminando en una problemática mucho más compleja que la tradicionalmente impuesta en el teatro o carnaval. Será de la mano de las Vanguardias cuando se difuminarán los bordes y matices diferenciadores, en favor de una nueva identidad que invita a la pérdida irrevocable de la individualidad de los partícipes de la unión, permitiendo dar a luz a un nuevo ser. Hombre y máscara se unen en una danza de aleación en la cual acarician el placer del anonimato que su nueva identidad proporciona, sufriendo por ello la renuncia de su anterior singularidad, a la vez que sucumben a sus instintos más básicos y alejados de las intransigentes normativas.

Esta discusión es fiel y artísticamente retratada desde finales del XIX hasta mediados del siglo XX por sonados maestros – expuestos en la pinacoteca -, como Francisco de Goya, José Gutiérrez Solana, Pablo Picasso, Maruja Mallo, Giorgio de Chirico o André Derain, entre otros. La colección ha contado con más de cuarenta prestamistas a nivel nacional e internacional, por lo que aviva ese preciosismo registrado en la rica diversidad que nutre el interior de los muros. Desde pinturas, dibujos y grabados, pasando por fotografías, esculturas y piezas etnográficas, se distinguen los múltiples enfoques y razones que cada obrador ha plasmado a través de su trabajo, siendo portador de una lectura de su tiempo y entorno que nos permite entender el alargado camino conceptual, estético-funcional y artístico que las máscaras – y su representación – han atravesado hasta llegar a nuestros días. El desglose de piezas no responde, asimismo, a razones cronológicas o lineales, sino que armoniosamente se dispersa en variados enfoques que conectan a artistas y estilos venidos de diferentes localizaciones geográficas. El eclecticismo gobierna soberbio, pero justo, mientras nos enfrenta al diálogo que converge, por ejemplo, entre un aguafuerte de Goya, una máscara del llamado arte primitivo y un óleo sobre lienzo del modernista Walt Kuhn.

Pese a la multitud de mensajes encriptados dentro de la red envolvente que origina la exposición, destaca el estridente argumento que nos lanzan como visitantes: estuvimos, seguimos y seguiremos inmersos en el mundo desconocido de las dos caras. Una crítica social se alza imperante ante la continua falsedad, motivos ocultos y anhelos por aparentar ser quienes no somos realmente. Todo ello, nutrido efusivamente gracias a las nuevas tecnologías, un sinfín de inseguridades y apariencias impuestas, así como la encarnizada competitividad que el mundo moderno nos exige. Un baile enmascarado y enjoyado con intereses continúa latiendo, más vivo que nunca. Quizás sea la naturaleza humana la que nos empuja a este afilado disfraz, después de todo, y esta exposición es únicamente un reflejo de lo que hay escondido bajo nuestros antifaces: ese alma olvidada y sepultada vergonzosamente, que ruge hambrienta por un nuevo renacer.

‘Máscaras. Metamorfosis de la identidad moderna’

Exposición: Más de 100 obras.

Comisariado: Luis Puelles y Lourdes Moreno.

Lugar: Museo Carmen Thyssen. Calle Compañía, Málaga.

Fecha: Hasta el 10 de enero de 2021.

Horario: Martes a domingo, de 10:00 a 20:00 horas